miércoles, 2 de enero de 2013

Amenaza al autor de esta novela que es mi vida



¡¡¡Deja de meterte farlopa!!! Maldito hijo de la gran puta, sé que es complicado vender un libro hoy día pero ¿sinceramente, crees que alguien va a querer sentirse identificado con la protagonista si el final feliz no aparece nunca? déjate las putas paranoias de una vez, ¡¡¡eres un psicópata!!!! Vamos a hacer una cosa, déjame en paz, ignórame, olvídate de mí, déjame a la deriva, a mi suerte y yo haré lo mismo contigo, cada uno que viva la vida por su lado.

Porque te lo advierto, por mucha mierda que me eches encima no pienso rendirme, aunque me empujes un millón de veces, me levantaré siempre una vez más. Sea lo que sea lo que te has propuesto, no lo vas a conseguir, deja de perder el tiempo conmigo y ve a tocarle las narices a otra que se bloquee y se pegue un tiro cuando te dé por putearla. Conmigo no lo vas a conseguir.

Si te alimentas de mi depresión, mi tristeza y mi sufrimiento, ¡¡muérete de hambre!! Desde hoy te declaro la guerra, cabrón sin sentimientos.

Te burlas de mí. Crees que puedes ganar pero estás muy equivocado. Soy fuerte y valiente. Podrás hacerme daño y conseguirás que llore pero siempre me levantaré una vez más, por más que lo intentes yo siempre te plantaré cara. Sé que lo seguirás haciendo, me tirarás desde más alto o con más fuerza, pero ya no me pillarás desprevenida nunca más. Ve haciéndote a la idea de que no pienso rendirme y aquí solo va a quedar uno.

Sea como sea y pase lo que pase siempre entraré por la puerta grande, ya sea al cielo o al infierno. No me importa con lo que me ataques, me he hecho una experta en defensa. Tengo al mejor ejército de mi parte: mi propia inteligencia emocional, que tú te has encargado de hacer cada vez más fuerte, machacándome con el fin de destruirme, pero no sabías que podía tener el efecto contrario. Cuanto más intentes ganarme, más fuerte me haré.

He jugado a tu juego mucho tiempo, sé las normas, conozco los atajos y domino las trampas. Tu imaginación se materializa continuamente con forma de dolor, enfermedad, muerte, conflictos... o en mi caso destrucción. Intentas destruir todo aquello en lo que creo y la gente que amo. ¿Pero sabes qué te digo? que no funciona, pierdes el tiempo.

No me importan cuán fuertes sean tus intenciones de hacerme perder la fe en mí misma. Yo te castigaré con mi sonrisa cada mañana al despertarme y con mis sueños al dormir. Tú vas a seguir ahí y yo también. Y si en algún momento flaqueo, me siento sola o tengo dudas, leeré estas palabras y recordaré mi objetivo. Te desearía suerte pero no te servirá. Y por si te parece poco, publicaré mi fortaleza en todas partes para que, otras personas a las que les suceda lo mismo que a mí, puedan recurrir a este montón de letras para recordarse a sí mismas lo fuertes y valientes que son.

Y así es, os llamo fuertes y valientes porque lo sois, y nada ni nadie puede haceros sentir mal. No lo olvidéis, y si alguna vez tenéis dudas, no os queda claro o flojeais, aquí estoy. (Domingo 17 Abril 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario