miércoles, 2 de enero de 2013

Pensemos con el coño



¿Alguien ha buscado alguna vez la palabra “machismo” en el diccionario”? ¿Y “feminismo”? Pues resulta que, machismo viene a ser la supremacía del hombre sobre la mujer. Y feminismo es… ¡igualdad de sexos! Es decir, las mujeres somos idiotas hasta para definirnos. ¡Ya está bien! ¡Se acabó!


¿Porqué los hombres han tenido cientos de años de machismo puro y duro que nos ha dejado esta herencia evolutiva y nosotras no podemos tener un… pequeñito siglo de nada de feminismo? Pero me refiero a feminismo del “malo” Feminismo entendido así:


¿No estáis cansadas de que os vendan al hombre perfecto, al príncipe azul y al chico ideal? Os voy a dar un regalo nenas: Ninguno de esos 3 guapetones existe. Pero lo que si existe es un buen montón de tíos que piensa con la polla, como buenos hombres que son, y bien que hacen. Tontas nosotras por tragarnos promesa tras promesa y mentira tras mentira.
Ha llegado el momento de dejar de preguntarse y de que yo os empiece a responder: vamos a dejar de llorar por gilipolladas, vamos a tomar el poder y lo vamos a hacer de forma inteligente.
Ya está bien de pisarse unas a otras por un subnormal que, además sabemos que no merece la pena, es que no os habéis visto desde fuera pero… somos patéticas tirándonos del pelo por un pavo que ni siquiera nos pertenece. Solución: compartir más, los celos son como un apéndice que se puede extirpar y sobrevivir plenamente sin él. En realidad no sirven para nada, los inventó la evolución para tocarnos los ovarios.


Una amiga me preguntaba ayer: ¿Por qué al principio un tío te permite todo y cuando pasa un año le molesta todo de ti?
Eso mismo me gustaría saber a mí: ¿Por qué coño no somos todos más sinceros? ¿Para qué mierda te disfrazas de príncipe azul cabalgando en unicornio alado si después te piensas quitar el disfraz y no tenéis nada que ver? ¡¡Seamos realistas desde el minuto uno!!
Si lo que nos apetece a todos: tías y tíos, es echar un polvo de vez en cuando, porqué no lo decimos abiertamente y nos dejamos de mentiras. Todo sería mucho más fácil.
Mi propuesta es: vamos a pensar con el coño. Nos los vamos a follar a todos sin miramiento, y luego haremos como ellos, los dejamos tirados, al principio hasta incluso a ellos les parecerá buena idea, por lo que no hablo de ninguna burrada. Será como a nosotras nos guste, donde, y cuando a nosotras nos guste… y si no les gusta, ya saben lo que les toca. ¡¡A tomar por culo el enamoramiento!! Ahora mandamos nosotras. Y por favor, no seamos patéticas, si un pavo folla bien, recomiéndaselo a tu amiga, ella te lo agradecerá. Él se pensará que ha sido idea suya ¬¬ ¡Pringao!... que lo piense.



No podemos seguir cometiendo el mismo error: creer que los hombres y las mujeres son iguales. Los hombres son hombres y piensan como hombres, las mujeres somos mujeres y (por desgracia) pensamos como mujeres. Me explico. Chico conoce chica. Chico piensa: menudo par de tetas, a lo mejor me la follo. Chica piensa: me está mirando, me ha rozado la mano, ayer comentó una foto de mi “facebook”, seguro que le gusto, a lo mejor hasta nos casamos, vamos a tener 3 hijos… se van a llamar: Juan, Pedro y Andrés…
¿Veis lo que estáis haciendo? ¡¡¡Error!!! Luego te vas a casa y chica piensa: a lo mejor me llama, se acordará de mi número ¿verdad?, quizás no tenga tiempo, em… voy a llamarle yo, no, voy a esperar… y así una puta semana o dos… Chico piensa: … ¡¡¡¡¡chico ni se acuerda de ti!!!!! Hasta que no vuelva a verte las tetas.


¿Nadie ha visto Gran Hermano últimamente? Seguro que sí… Vale, ésta es la situación: (os vais a sentir identificadas con alguien en seguida y creo que sé con quien) Tipo se folla a Tipa. Tipo piensa: qué gustito… a lo mejor me la vuelvo a follar. Tipa piensa: qué guapo es, cómo me gusta, si está follando conmigo, seguro que no lo hace con ninguna otra, seguro que me quiere, seguro que es mío.
¿Dónde está el error? No hay comunicación. No hay ningún contrato verbal claro de exclusividad, tan sólo está en la cabeza de la tipa.
El problema aparece cuando llega zorrón “tercera en discordia” que muy lícitamente quiere follarse también a tipo y tipo no le hace ascos precisamente.
Tipa lo reclama… pero tipa, cariño ¡¡no es tuyo!! No lo reclamaste en su día y ahora puede hacerlo con quien le plazca. Es así de simple.



Si te sientes identificado con el tipo: yo me follo todo lo que se menea. Muy bien por ti.
Si te sientes identificada con tipa: te jode porque hiciste las cosas mal, te montaste la movida en tu cabeza en lugar de dejarle las cosas claras a tipo. Ejemplo: perro malo, pis en la alfombra NO, follar con mujeres malas NO. (Eso lo entienden todos). Ahora solo te queda joderte.
Si te sientes identificada con zorrón: ole tu coño serrano, yo también me follaba un tío que está libre como los taxis, y cómo jode que te lo reclame una tipa que ni siquiera es su novia ¿de qué va? Ahora ya no luchas por un tío (que ni siquiera merece la pena) luchas por quedarte con él pero ahora es por tus ovarios, por orgullo, por reclamar tu macho.



Entonces… ¿Vamos a seguir pensando con la cabeza (cabeza que siempre tenemos hecha un lío) comportándonos de forma patética y cometiendo los mismos errores? ¿o por fin vamos a evolucionar y a pensar un poco con el coño?



Firmado: Rombos

No hay comentarios:

Publicar un comentario