miércoles, 17 de abril de 2013

Reflexiones en un parque

Ahora entiendo muchas más cosas. Los amigos son esas personas que deberían estar ahí cuando se les necesita, pero lo que ocurre es que casi nunca es así y entonces la gente busca colsuelo en cualquier actividad, objeto o sustancia ¡y la encuentran! 

Por eso las adicciones acaban formando parte de la vida de tantas personas y cuando dejan de necesitarlas buscan de nuevo a los amigos, pero los que no estuvieron, ahora tampoco están. Y es cuando todo el mundo te castiga, hasta incluso tú mismo, por eso he decidido ser adicta a escribir porque ya que soy cosciente de que ocurrirá, al menos lo enfocaré en algo constructivo, que me llena y a través del cual puedo sentir que soy libre. Me expreso, luego, existo para alguien. ¿Para quién? Al menos para mí misma. Nadie me va aconocer mejor de lo que me conozco y nadie me va a apreciar y comprender mejor que yo misma. Por eso tengo que quererme. 

De este modo, me prometo a mí misma no dejarme pisotear, no dejaré que me ninguneen, que vean que me importan los muchos males que me desean. Seré yo misma y además estaré orgullosa de serlo y cuanto más intenten que me hunda, más ganas encontraré para salir adelante, con una sonrisa en la boca, en el alma y en el corazón. Le pese a quien le pese cada día me despertaré al mundo y me enfrentaré, no sin esfuerzo y sí con energía y éxito.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Gracias por leerme, de corazón! Me alegra la vida saber que hay personas al otro lado.

      Eliminar