miércoles, 6 de diciembre de 2017

Reseña: Gil, Santiago "Dos"

Dos
Santiago Gil

(click en la imagen para verla en Instagram)

        Éste es de los libros que empiezas a ojear en la librería y sin darte cuenta, te lo has leído entero. No tenía intención de acabarlo tan rápido pero me ha atrapado la forma de redactar de este autor que aún no conocía y al que os recomiendo. 

       Como siempre quiero dar las gracias a la Editorial Siete Islas antes de nada para no olvidarlo pues sé que me va a garantizar historias con muchas emociones contenidas en el interior de sus novelas y en este caso en una desgarradora y dramática historia con un final de lo más realista. 

       Dos son las gemelas de esta historia aunque la narra una de ellas, en la que nos cuenta lo más significativo que le ocurrió desde que recuerda hasta muchos años después. No quiero desvelar ningún dato importante pues es de los libros que es mejor leerlos por ti mismo pues cuando te los cuentan pierde parte de su esencia.

       Dicen que, de alguna manera, las personas nos dedicamos continuamente a repetir la historia de nuestras vidas y es por ello que lo que nos ocurre de pequeños nos afecta tanto a nuestra vida adulta y esto estaría genial en el caso de personas felices y con vidas perfectas, no obstante, a pensar de que nadie tiene una vida perfecta ¡o eso quiero creer! en este caso vamos a estar muy lejos de ese ideal. 

       Me encantan todos los aspectos que el autor ha querido reflejar en esta breve pero intensa obra que además están tan a la orden del día en cualquier conversación y que a mí particularmente me preocupan pues los ideales que he nombrado anteriormente pueden hacernos perder el rumbo y en lugar de perseguir un sueño, quizás estemos destrozando nuestras oportunidades alejándonos de él.

       Pero no quisiera que os marchárais de esta reseña con mal sabor de boca ni con cierto pesimismo por lo que os animo a todos no solo a que no dejéis de leer pues la literatura, de alguna manera, nos acerca a la libertad sino que además os deseo siempre...

...soñar
con los pies en la tierra.

1 comentario: