sábado, 27 de octubre de 2012

Jardinería para torpes: "He creado vida"

 ¡Queridas lectoras! 

Hoy voy a hablar de algo que se me da realmente mal. La jardinería. Normalmente la gente suele hablar de aquello que se le da bien, pero como entiendo que nadie nace sabiendo y que todas las personas aprendemos durante toda la vida, he decidido contar mi experiencia en un campo hasta ahora inexplorado por mí. 

Para empezar, mi desastrosa experiencia con las plantas comienza cuando pienso que el color verde es el que menos me gusta, por eso hace unos meses compré plantas de color rosa, uno de mis preferidos. Y cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que a las plantas que compré les salían flores. La planta en cuestión se llama: fitonia. Y le salen unas flores diminutos de color violeta que se marchitan a los pocos días. Las podéis ver en la primera imagen. 


Aquí podéis ver por qué elegí ese tipo de planta tan pequeñita: mi espacio es reducido. No tengo un gran jardín ni un hermoso huerto, al vivir en plena ciudad tan sólo dispongo de una ventana que a penas tiene un metro de largo. Los maceteros, por supuesto son de color rosa y para que no se viera el color del mármol, compré césped artificial que le da un aspecto muy sano, a la par que elegante


Después de añadí algunos accesorios: un molino de viento (que en realidad es un lápiz), dos espantapájaros (también son lápices), un enanito que ya lo veréis escondido entre las hojas y un par de bichitos hechos a manos con medias: una mariquita y una abeja.


Aquí una imagen muy bonita, no está retocada, es una foto hecha con mi cámara digital, que espero que me dure muchos muchos años. 


Y ahora os muestro los dos maceteros de mi pequeña ventana: en éste están las fitonias sin flor. Me gustan porque tienen mis colores preferidos predominando: el blanco y el rosa, en lugar de el típico verde.


Y ahora os muestro dos fotos del mismo macetero con unos meses de diferencia. La primera foto es de cuando trasplanté las macetas y les puse su enanito. Nadie apostaba por que sorprevivieran más de unos días. Pues suelo ponerles demasiada agua y acaban pudríendose, sin embargo...


...éstas no sólo han sobrevivido sino que además han florecido y están más bonitas que nunca. Ahora las acompañan su espantapájartos y la abeja. Espero que me duren mucho más tiempo y que sigan alegrándome la vista cada mañana.




Y hasta aquí mi breve experiencia con las plantas. El próximo día espero poder traer más noticias y todas positivas. Espero que os haya gustado y que vengáis a visitarme en más ocasiones. 

¡Besos de fresa!





2 comentarios:

  1. Preciosos espacio, me gustaría ver como esta a la fecha :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! hace 5 años desde esta entrada, las platas vivieron un tiempo, murieron y después de eso ni siquiera conservo los maceteros debido a que he hecho 3 mudanzas desde entonces

      Eliminar