sábado, 15 de agosto de 2020

Reseña: Moreno, Eloy "Tierra"

Tierra
Eloy Moreno



Querido diario:


Quiero dar las gracias al club de lectura por organizar el sorteo que me hizo ganar este audiolibro ¡¡no me ha durado ni tres días!! es totalmente adictivo. En este caso voy a hacer una advertencia al principio de mi reseña pues sucede que si hago un resumen o cuento la trama del libro os estaré estropeando la experiencia. Por lo que, os animo a que busquéis un ejemplar en vuestra librería de confianza, le echéis un ojo a su exterior o la información de la web de la editorial y si os convence, lo compréis, en el formato que más os guste: papel, digital o audiolibro como el mío. 

¿Por qué digo esto? porque es imposible hablar de los libros de Eloy Moreno sin destriparlos ni hacerles spoilers al resto de lectores, Yo he leído anteriormente "Invisible" del mismo autor y me sucedió algo similar por lo que. Si no has leído el libro y te gustaría hacerlo creo que deberías interrumpir la lectura de esta reseña y hacerte primero con un ejemplar del libro ¡ya he hecho mi advertencia! en mi siguiente párrafo comenzarán los inevitables spoilers. 

Está claro que Eloy sabe captar la atención del público y mantener la tensión durante toda la lectura, introduce sorpresas y misterio con facilidad y eso estaría bien en unas simples novelas de entretenimiento pero en este caso hay mucho más y yo adivino ya el estilo propio del autor que ha provocado que introduzca el resto de sus títulos en mi lista de deseos. Yo he percibido esta lectura como una crítica a la sociedad. No solo como la historia de una familia que jugaba "al juego de las llaves", piden un deseo y de ahí se desencadena el descubrimiento de secretos y misterios. Pone en tela de juicio la moral, el sistema de valores, los principios y la motivación de las personas, el excesivo valor que le damos al dinero (que no nos llevaremos más allá de la muerte), que pensamos que todo es eterno, que la Tierra como planeta es indestructible, que estaremos aquí toda la eternidad, que nada de lo que hacemos tiene consecuencias y si las tienen, no pasa nada, porque por muy malos que hayamos sido, nos hemos inventado el perdón, que en el último momento lo soluciona todo. 

Me ha gustado mucho el enfoque que ha utilizado, los puntos de vista y que en lugar de buscar culpables, simplemente exponga lo que somos capaces de hacer como colectivo. Digo esto escribiendo en un ordenador portátil conectado a Internet al igual que lo hacían los personajes del libro, todos esos millones de personas que, desde el anonimato que te permiten las redes sociales sueltas lo primero que se te pasa por la cabeza con el pretexto de "yo solo escribí tal cosa" y no nos damos cuenta del poder que tenemos como colectivo. Y nos deja unas cuántas lecciones, tanto a los espectadores del libro como a los lectores que lo tenemos en las manos. 

Creo que ahí está la clave de todo esto. No es un simple libro de entretenimiento, una novela, quizás juvenil, que comienzas a leer para llenar tu tiempo libre. Es mucho más que eso, es un grito desesperado para cumplir el deseo de la protagonista. Creo que si has entendido el libro saldrás de él con más preguntas que respuestas. Yo me he hecho muchas a lo largo de la lectura conjunta que he seguido con el club de lectura de Megustaleer. 

¿Qué lleva a una persona a querer dejarlo todo atrás? ¿Por qué alguien desearía no ver nunca más nada del planeta Tierra? ¿Van hacia otro lugar o huyen de su pasado? ¿Qué podrías decirle o darle a una persona para que lo deje todo? ¿Cuánto vale la verdad, y una mentira, cuánto serías capaz de pagar por guardar un secreto, todo tiene un precio? ¿Hasta qué límites hemos permitido que llegue la publicidad? ¿Tan importante es el consumismo? ¿Estamos comprando todo lo necesario? Bien sabemos que no, ¿entonces por qué lo hacemos? ¿Cómo podemos seguir durmiendo por las noches sabiendo que lo que hacemos no está bien? ¿Por qué permitimos que continúe un sistema que daña tanto y a tantos? ¿Aún quedan héroes en el mundo? ¿Merecemos la pena los seres humanos? ¿Somos de verdad la plaga que le ha tocado a la Tierra por mala suerte? ¿Estamos desaprovechando nuestra inteligencia en banalidades? ¿Qué tendría que suceder para que, al cabo de varios días no se nos olvidara? ¿Está en nuestra genética ser tan descuidados? ¿Realmente queremos cambiar o no nos importa en absoluto? 

Estas y muchísimas cuestiones más se fueron formando en mi mente, la inmensa mayoría sin respuesta, mientras avanzaba mi lectura, en este caso, mi escucha. Y creo que ahí reside el espíritu del verdadero lector, en hacerse preguntas que generen más preguntas a su vez y en medio provocan el aprendizaje, el espíritu crítico. 

En un principio pensé en la película El show de Truman, no sé si la habéis visto, pero le encuentro ciertos paralelismos pues... bueno, tampoco quiero destripar del todo ni el libro ni la película pero las personas que conozcan ambos argumentos ya habrán hecho la conexión con respecto a los patrocinadores, a lo absurdo del exceso de publicidad y a aprovechar el mínimo resquicio de vida cotidiana para introducir una nueva compra. Lo que también conectaba a veces con Wall-e sobre todo la parte en la que aparecen los humanos y los tienen totalmente controlados, felices pero tan controlados que roza lo humorístico. Y muy de refilón pensé en "Pequeña gran vida", creo que se titula así, la película en la que encogían a la gente con el fin, supuestamente, de abaratar costes pero que todos sabemos como terminaba realmente. Todas críticas a la sociedad, en muchas ocasiones muy duras y sin embargo, seguimos sin escarmentar. 

Terminamos de leer un libro, salimos del cine y pensamos: ¡oh! qué malos somos los seres humanos, deberíamos hacer algo por cambiar el mundo, por mejorar el planeta... y entonces nos entra hambre y vamos a consumir a un restaurante de comida rápida, por el camino nos compramos un modelito que no necesitamos y volvemos a la rutina de siempre habiendo olvidado el libro, la película y todo lo demás.

Ojalá existiera una juego real en el que poder pedir un deseo. Yo pediría: que la memoria de las personas no fuera tan efímera, que se hicieran más responsables de sus actos, que fueran más sinceros con ellos mismos y que todos pensáramos más a largo plazo.  

4 comentarios:

  1. Hola!!
    Tengo pendiente al autor, gracias por tú reseña.
    Besos💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad tengo a este autor pendiente desde hace tiempo, y para no hacerme spoilers he leido por encima tu reseña jeje me parece un buen libro para reflexionar y hacer algo por el mundo...
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog y me quedo como seguidora, ¡Espero verte por el mio!
    Este autor y sus libros lo tengo pendiente, todavía no me animo a leerlo, espero hacerlo pronto. Gracias por la reseña♥
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  4. Hola! He leído tu reseña por encima para no hacerme spoilers. Este autor está entre mis pendientes y sobre todo este libro que dicen que es genial, aunque primero quiero leer el de Invisible. Un beso

    ResponderEliminar