sábado, 10 de diciembre de 2016

Reseña: Yoshizumi, Wataru "Marmalade boy"

Título: Marmalade boy
Autora:  Wataru Yoshizumi


    Aquí mi resumen: Miki y You acaban de conocerse por sus padres. Éstos les han dado una sorprendente noticia, las dos familias van a compartir casa, porque sus padres han decidido intercambiar las parejas. Sin embargo, ésa no es la única situación atípica, pues Miki y You están empezando a sentirse atraídos el uno por el otro pero ninguno conoce los sentimientos del otro.


    En mi opinión... ¡es tan tierno! ^^ Es mi reseña número 195, entrando en la recta final. Ya lo he dicho varias veces pero me gustaría recordar que al llegar a las 200 reseñas haré un sorteo y el premio será una gran sorpresa. 

    Conocí esta saga en televisión en el año 1998 cuando yo tenía la edad de los protagonistas, en el instituto no paraban de hablar de la serie y en seguida me enganché, sólo que entonces se llamaba "La familia crece". (No os lo vais a creer pero entonces nadie tenía Internet en casa). Mucho más tarde, no recuerdo el año pero Internet me ha chivado que fue en 2004 publicaron el manga en seis tomos y tuve que comprarlos, lo hice en una cafetería muy freak que me traía un tomo cada semana ¡qué tiempos aquéllos! 

    Supongo que por eso me gusta tanto, aunque se trate de unos libros dirigidos a un público muy juvenil. Le cogí mucho cariño, no porque me sintiera identificada pero la historia me tenía atrapada. Debo decir que era un argumento como muy avanzado para su época, al menos, en España. Los japoneses ya sabemos que tienen otra cultura y en muchos aspectos nos llevan años luz. En mi barrio era impensable que que dos matrimonios intercambiaran pareja, de hecho, hoy en día aún no entienden los divorcios. Y además, la inocencia de Miki y las situaciones que se crean entorno a You hacían que todas las chicas quisiéramos estar en su piel, o bien en la de su mejor amiga, Meiko, para poder decirle cómo se veía la relación desde fuera.


    Y no me enrollo más, voy a terminar esta preciosa reseña revelando un secretillo mío: a mi última hámster la llamé Meiko en honor a esta serie y uno de los personajes que más me han gustado. Si tú también utilizas tus lecturas para nombrar a tus mascotas, por favor, compártelo aquí. 

Felices lecturas y besos de caramelo ^^

3 comentarios:

  1. #ConcursoComentarioCreativo ¿seguro que no son botes ella mermelada de fresa y él horchata de limón que quieren fusionarse y crear un dulce-postre-desayuno único y millonario? jaja lo se no es muy creativo el comentario.

    Por cierto me encanta los manga

    ResponderEliminar
  2. #CorcusoComentarioCreativo me encantan esta serie ella super loca y bastante despistada no se entera de nada vamos a tener que darle ravillos de pasas y el bueno el típico cara bonita con el pelazo de gomina del Mercadona vale si tengo el creativismo en el culo jaja

    ResponderEliminar
  3. #ConcursoComentarioCreativo Ay, que identificada me he sentido contigo. Meiko, como ella, es un nombre precioso, yo tuve una oveja Meiko de peluche.

    Cuando vi los primeros capítulos de la serie tendría trece o catorce años, y no te voy a engañar, me disgustó mucho que Miki escogiera al sin sangre de Yuu(conste que yo no quería que este se liara con Miwa, personaje grande donde los haya que además tenía pelazo y al que siempre quise como esposo de Meiko) porque servidora formaba parte del club del chocolate con leche, más conocido como #TeamGinta, menos mal que luego apareció Arimi y no me lo dejaron solo, porque el muchacho era un poco pavo, tenía presencia y era buena gente, pero como diría mi padre ''estaba alelaillo''. Qué ama Arimi, mi personaje favorito de la serie sin duda, los tenía a todos a sus pies sin pretenderlo y hacía siempre lo que le salía del merengue(perdón por este vulgarismo que entre tanto edulcorante he encontrado muy acertado). Lo mejor era el nombre de su pretendiente estrella, primo de Ginta, Tsutomu Rokutanda, TSUTOMU ROKUTANDA, ¿pero quién puede ir por la vida llamándome así?, pobrecito... a mi me recordaba al ritmo Ragatanga de las Ketchup y me daba por cantar el aserejé cada vez que aparecía. Mención especial para el pianista de la serie, Keikun, que siempre me pareció muy tóxico pero la melodía que compone para Miki es lo mejor que ha dejado la serie y durante años me ha hecho un gran apaño mientras estudiaba matemáticas, desde aquí le doy las gracias. De la modelo pija de su novia no digo nada, que la criaturica estaba en la edad del pavo y la colonia aquella que anunciaba(en cuyo anuncio Yuu se vestía de tía, MOMENTAZO) la mantenía enajenada la mayor parte del día, o por lo menos eso espero, porque no se puede ser más mala ni queriendo. El refranero español dice verdades como puños, ''de tal palo, tal astilla''.

    Un beso reina.

    ResponderEliminar