sábado, 5 de octubre de 2019

Reseña: Astronáutico, "Estaciones"

Estaciones
Astronaútico


Querido diario: 

Hoy te traigo un libro muy especial porque es de un gran autor que está despegando, se ha interesado mucho por mí y mis redes sociales literarias y además tiene una calidad como persona que me hace recobrar el amor por la humanidad, a él le doy mil gracias por este ejemplar: 
Supongo que mi historia no es muy diferente a la tuya. Chico conoce a chico y empieza el desastre. Una batalla donde los miedos y las dudas luchan por sobrevivir contra la razón y la emoción. Y yo, que soy de echar a correr a la primera de cambio, tan frágil como la espuma del mar, un mar helado a juego con las mariposas muertas que quedaron en el estómago en aquel invierno polar. Me perdí en medio de corrientes circulares, intentando parar un tiempo que no se detiene por nada del mundo. Y fue un infierno de resacas que no se curan ni con el sol de primavera; por muchas veces que nos perdamos mirando relojes que marcan la hora de salida, no aprendimos a controlar el tiempo. Cuando parece que la guerra ha terminado, me doy cuenta de que no ha hecho más que empezar, como el verano que llega para remover las arenas movedizas que guardamos en los bolsillos. Con un sol que abrasa las heridas que no han cicatrizado y que ya hacen juego con los tatuajes que dibujaste en mi piel. Y nos dejamos la piel intentando que el otoño fuese diferente, a contracorriente. Dibujando paredes de recuerdos futuros para que esta vez las alas con las que volábamos libres no quebrasen al renacer, para poder elegir entre vivir o soñar sin dejar de ser, volviendo a dejar entrar. Intentando querer bien. Y nos volvimos imparables, por un momento. Y escribimos con permanente nuestra historia en un cuaderno en blanco al que titulé Estaciones. Porque la vida son estaciones… y tú y yo nos las hemos hecho todas. Hasta llegar a la quinta, donde ya no estamos sin dejar de estar… tan perdidos o más que cuando echamos a volar hace años, por primera vez.
Más que un libro, cuando tienes este ejemplar en las manos, pareces poseer un conjunto de emociones encerradas entre diferentes tipografías e ilustraciones, es un libro que merece la pena leer despacito, para saborearlo, para que dure. Es sobre todo una oda a los sentimientos y desde la primera página ves el cariño del autor reflejado en este trabajo, toda esa dedicación y el respeto por la literatura. 

Es muy finito y está lleno de detalles, no puedo decir que se trate de una novela, tampoco es poesía, es de esos libros de relatos que no sabrías donde encajarlos pero siempre les encuentras un lugar en tu corazón. Se llama Estaciones porque van a guiar al lector a través de sus páginas el invierno, la primavera, el verano, el otoño y finalmente la que más os va a sorprender: la quinta estación.

Sin duda, de entre todos los sentimientos que refleja este libro, el amor es mi favorito, podría aventurarme a decir que es el eje central y entorno al cual se desarrolla el resto, como en la vida misma, pues ¿no es acaso el amor lo que nos mueve? a este autor le ha movido a crear una historia que nos ha emocionado, satisfecho, en ocasiones entristecido y finalmente nos hace desear más historias como ésta. 

Ya sé que no será la favorita de todo el mundo pero si este es el comienzo de nuestro Astronaútico, estoy segura de que le espera una larga carrera que estaré deseando ver y disfrutar, tengo muchas ganas de comprobar su evolución y me alegro mucho de haber empezado este camino a su lado, por favor, Jon, no dejes de leer, no dejes de escribir y por supuesto, no dejes de soñar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario