domingo, 26 de mayo de 2019

Reseña: Piñeyro, Magdalena "10 gritos contra la gordofobia"

10 gritos contra la gordofobia
Magdalena Piñeyro


Querido diario: 

Me parece bien que una persona pida respeto para sí misma, pero no me parece bien la apología de una enfermedad. Quiero darle las gracias una vez más al Grupo Penguin Random House por este ejemplar, cuya sinopsis reza así: 

Alguien que grita es alguien que ya no puede más, que necesita que lo escuchen. Y romper el silencio es el objetivo de estos diez gritos. Juntos forman una guía básica en contra de los cánones de belleza establecidos, de la sociedad gordófoba y de la discriminación por peso que se cuela en las aulas, en el trabajo, en la moda y en todos los ámbitos de la sociedad.10 gritos contra la gordofobia es un libro imprescindible para entender que «gorda» no es un insulto, un libro para empoderarnos y aprender a querer nuestro cuerpo tal como es.

Como buena gorda que soy, vi este libro en las novedades de la editorial y dije: ¡de cabeza! porque sí, porque yo llevo sufriendo la gordofobia prácticamente desde después de mi adolescencia. 

Ser gordo es el peor delito que puedes cometer en este país, es así de claro, puedes fumar porros, ser un borracho o dedicarte a falsificar lo que sea que se te perdonará tarde o temprano, pero ser gordo es casi una ofensa a la vista de los demás. Y lo es porque esta sociedad es muy visual y está inclinada hacia los cánones que marcan el consumismo y la industria de la moda, pero todo ésto ya lo sabéis. 

Este libro es un grito de socorro, es ese palo en la mesa que das para decir: ¡estoy hasta los cojones! así de claro, y creo que invita a la reflexión. 

Cuando vas por la calle se te quedan mirando, cuando hablas de comida te juzgan, a la menor oportunidad te dan consejos. A ver, Ángel de amor, si yo tengo espejo en mi casa y ya sé cuál es mi problema. Pero intenta decirle a esa persona gordófoba cómo educar a su hijo, qué debería de hacer con su relación de pareja y lo inútil que es por haber suspendido el examen, pensarás ¡no es lo mismo! pues me temo que sí, a nadie le gusta que le atormenten con algo que ya sabe, sin embargo, los delgados tienen a creer que los gordos estamos deseando que nos salven la vida. 

Yo he sido delgada, gorda, de nuevo delgada y otra vez gorda y he aprendido muchas cosas, algunas las pone en este libro y otras no, por ejemplo: la gente te va a tratar mal independientemente de que seas gordo, lo hacen porque creen que pueden y pensarás ¡si adelgazo se solucionarán todos mis problemas! pues no. Yo he adelgazado en alguna ocasión y como no podían hacerme bullying por los michelines se buscaban cualquier otra excusa porque el problema no lo tenía yo en la grasa, lo tiene la sociedad que está enferma. 

Eso sí, no quiero que se tome mi reseña como apología de la obesidad, tener sobrepeso es una enfermedad que se debe atajar lo antes posible y mantener a largo plazo, no creo que sea sano que te sobren 40kg para llegar a un índice de masa corporal establecido como saludable. Yo soy gorda pero no me hago mil fotos con el mensaje de "me amo", "body positive" y demás cosas que se han puesto de moda gracias a las modelos curvy, yo sé cuál es el problema, de dónde viene, hacia dónde va y cómo se soluciona...

...simplemente voy a pedir un poco de apoyo por parte de la sociedad porque dejar de fumar se hace de un día para otro, abandonar la piratería también, incluso dejar de beber, pero adelgazar es un proceso, no una decisión y sí, por el camino hay que trabajar la autoestima y quererse tal y como somos, pero sin estar orgulloso de la obesidad y sin insultar a nadie porque le sobren kilos en su cuerpo. 

Si tu amigo es muy gordo y ya se lo has dicho una vez, créeme, ya te ha escuchado, ahora te toca apoyarle, no le machaques, es su salud y aquí estamos todos de acuerdo, pero si pierde un kilo dale la enhorabuena, no le pongas cara de asco diciendo que le sobran 39 más, porque recuerda, la obesidad no es contagiosa, no se te va a pegar su grasa por sentarte junto a él pero quizás le pierdas como amigo si no le cuidas y le apoyas en ese reto tan a largo plazo que le espera para el resto de su vida. 

Me parece que soy una persona realista y valoro el sentido común y a las personas coherentes. Está genial intentar ayudar a los demás, está fatal andar insultándoles. Está muy bien que quieras ser positivo y aprender a quererte, pero está horrorosamente mal que de repente pasemos de un extremo a otro, de llamar "puto gordo de mierda" a alguien a de repente adjudicarle un montón de cualidades por ser gordo. 

Me parece a mí que si todos echáramos una mano ¡y no al cuello! mucha gente dejaría de ser gorda y se acabarían muchos problemas en la sanidad y bajarían esas estadísticas sobre obesidad que tanto preocupan, pero si no ponemos todos de nuestra parte, por mucho que adelgacen tres gordos, siempre habrá un gordófobo dispuesto a joderle la vida a un cuarto gordo. 

De este tema podría estar hablando durante horas pero lo dejaré aquí, creo que la idea principal ha quedado clara, seguro que habrá personas que estén de acuerdo conmigo y otras que no, pero mi mensaje quiérete-cuídate, lo dejo aquí para la posteridad. Hay que quererse pero también cuidarse, yo me voy a seguir queriendo esté gorda o delgada, sea alta o baja, independientemente del color de mis ojos o de mi piel, de mi procedencia o mis creencias e intentaré respetar a los demás por las mismas razones por las que me respeto a mí misma pero jamás haré apología de la obesidad pues, como todos sabemos, es una enfermedad. No insultemos a los gordos que ya no estamos en el patio del colegio en los años 90 pero tampoco los subamos a un pedestal por estar gordos, como se dice en mi pueblo: ni calvo ni con tres pelucas. Respeto sí, apología no. 

2 comentarios:

  1. Hola!!
    Se interesante este libro y concuerdo en algúnas cosas contigo, pero en mi experiencia te digo que muchas veces nos quejamos y tenemos la solución nosotros mismo. Y eso de que si eres gordo o flaco no soluciona tú problema es muy cierto. En mi opinión amarse a uno mismo y apre der hacerlo es lo importante.
    Gracias por la reseña.
    Besos💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo. Primero tenemos que querernos y respetarnos, y respetar a los demás. No se puede juzgar a una persona por su aspecto, puede haber muchos problemas en su vida, si es delgada o gorda no tiene nada que ver, pero podemos intentar ayudarlos y hacerles ver que los queremos tal y como son y tienen que quererse y cuidarse.

    ResponderEliminar