sábado, 15 de junio de 2019

Reseña: King, Stephen "Montado en la bala"

Montado en la bala
Stephen King


Querido diario: 

Acabo de terminar una lectura conjunta a través de Instagram, junto a otras seis lectoras, en la que hemos compartido al mismo tiempo la experiencia de disfrutar de uno de los grandes escritores de terror: 
Alan Parker se ve obligado a hacer autostop para llegar al hospital donde su madre convalece de un grave accidente. Sin embargo, no imagina que durante el trayecto se enfrentará a la experiencia más terrorífica de su vida.
En efecto, los sucesivos conductores que lo recogen encarnan macabras fuerzas del más allá capaces de anticipar e incluso modificar el destino de Alan y de su madre. La clave del pavoroso enigma radica en un parque de atracciones, concretamente en una atracción llamada La Bala, similar a una montaña rusa y que, para horror de los lectores y del protagonista, detenta un inexplicable poder sobre la vida y la muerte...
Un relato en el que la cotidianidad más absoluta se convierte en escenario del espanto más innombrable.
La verdad es que no he sentido miedo pero sí me ha gustado mucho este relato, y digo relato porque tiene 94 páginas solamente, así que, no nos ha durado la lectura ni tres días. En mi caso, me ha producido lo que yo llamo "mal rollo" o desasosiego pero miedo, lo que se dice miedo, la verdad es que no. 

Me han encantado los dos giros argumentales que contiene pues no me los esperaba para nada, tratándose de Stephen King me esperaba algo mucho más inquietante y sangriento, por lo que, os lo recomiendo a los miedosos que no os guste el terror en exceso. A mí me ha encantado, me lo he bebido rápidamente y hasta he sentido pena por el pobre protagonista haciendo autoestop. Imagino que esa práctica tiene que ver con la cultura de cada lugar, yo en España no lo haría en la vida, ¡eso sí me daría miedo! 

No sé si mis lectores habrán hecho alguna vez autostop, menos mal que se ha inventado el blablacar y otras muchas aplicaciones donde conseguir un transporte económico ya que, si nos sucediera lo que le pasa al protagonista, probablemente necesitaríamos una muda limpia con cada nuevo conductor, a cual más horripilante que el anterior, por diferentes motivos, claro está. 

Finalmente me ha puesto más triste que miedosa y me ha supuesto un pasito más para conocer a este autor, del que, estoy segura, seguiré leyendo mucho más. ¿Por cuál me recomendáis continuar? 

2 comentarios:

  1. ¡Hola! No me llama mucho la atención, así que no creo que me anime a leerlo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por la reseña! No me considero una persona miedosa, pero al final nunca me animo con este tipo de libros. Tiene muy buena pinta, así que lo añadiré a mi lista de pendientes.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar